Seleccionar página

Desde temprana edad inicie mi mundo laboral con la suerte de haber pertenecido a muy buenos equipos de trabajos, en los últimos años junto al súper equipo de ViveSmart, estamos impactando cientos de líderes y empresas por toda Latinoamérica, en donde he tenido la oportunidad de estar con equipos de distintos tamaños y dirigidas por personas con diferentes estilos de liderazgo. Sobre la base de estás experiencias y después de haber leído por lo menos un artículo diario durante los últimos 8 años sobre innovación, estrategia, startups, casos de empresas de éxito y de no tan exitosas, he llegado a entender lo fundamental que es para estos tiempos construir una cultura de empresa correcta. 

Ahora bien, ¿Qué es la cultura de empresa?

En toda empresa existe una cultura sin que nadie la haya trabajado, guste o no. Cuando colocamos personas a trabajar en una situación, desde ese momento se empieza a desarrollar una cultura; evoluciona de manera orgánica y adquiere vida propia, por lo tanto, es afectada por todo aquello que se agregue o se quite.

La cultura es única y específica para cada empresa. Una misión o visión pueden coincidir entre empresas pero sin embargo el estilo, su ADN, su chispa motora que las diferencias de cómo hacen posible sus metas, son las claves que definen una CULTURA. El reto está en establecer y mantener una “Cultura Positiva”, es difícil, pero ese esfuerzo de seguro será recompensado.

Sin menor duda, los líderes de las empresas son las llamados a fomentar, apoyar e influir en qué clase de cultura quieren tener, pero su construcción es la responsabilidad de todos.

También hay que saber: ¿Qué NO es cultura de empresa?

No es almuerzo gratis, una estación de café en una esquina de la oficina, tampoco una mesa de futbolito, menos una habitación con karaoke, ni que a todos le regalen camisetas con el logo de la empresa. No me malinterpreten; esos son detalles, muy agradables que caracterizan un entorno de trabajo, que de por sí, son un privilegio. Cosas como esas contribuyen a hacer que las personas se sientan felices y productivas en su trabajo, pero hay grandes empresas con culturas súper exitosas y sus empleados trabajan desde sus casas.

¿Qué caracteriza a una empresa una cultura positiva?

Compromiso con el éxito y con los demás, orgullo del trabajo, empoderamiento, comunicación, espíritu, sacrificios, respeto, colaboración, el conocer el por qué y el cómo, inversión emocional (abiertas a sugerencias y a críticas), entre otras.

Estos son el tipo de cosas que simbolizan a una cultura positiva de empresa, hacen que los colaboradores sean más productivos y se sientan felices de lo que pueden lograr. Esa sensación de positivismo se trasmite como olas en el mar a los clientes y usuarios de sus productos.

… entonces, ¿Qué caracteriza a una cultura negativa de empresa?

Lo contrario de todo lo anterior, cualquier elemento opuesto a lo antes mencionado con el tiempo da como resultado un ambiente de trabajo tóxico, por lo tanto, se está generando una cultura negativa.

Serán improductivos, insatisfechos con su trabajo, ocupando un espacio esperando a ser liquidados, infelices, peor aún, siendo un reflejo para la sociedad del ambiente negativo de la empresa. Nadie va a querer trabajar en la empresa. El producto sufre, el cliente siente la mala vibra, para el crecimiento de la empresa, después algún día si no desaparece quizás con suerte es absorbida por otra empresa y ahí empieza otro tema el “Cambio de Cultura” que conlleva miedo, ansiedad, bloqueo, llantos y un posible final feliz.

En definitiva, una cultura negativa, no da un buen resultado.

¿Cómo se puede crear una cultura positiva?

Si está ocupando una posición de toma de decisiones, no digo de liderazgo porque todos deben ser líderes, debes entender que resaltar los aspectos de la cultura es la parte más importante de su trabajo y es el primer gran paso. Sin embargo, ya que cada uno de los colaboradores tiene el poder de afectar a la cultura de una empresa, tanto para bien como para mal, todos tienen un rol importante.

Los aspectos de las culturas positivas de las empresas se crean y se mantienen con duro trabajo. Como un equipo, sus valores deben ser establecidos por ellos, deben entender qué principios guiarán cada interacción interpersonal, deben precisar los principios por los cuales los clientes son atendidos y comprometerse con los detalles definidos y formas de cómo vender, hablar, escribir de los producto y servicios, deben todos estar evangelizados con sus creencias sobre la empresa y lo más importante que sea de manera natural. Suena como culto o religión ¿Verdad?, pero pensemos, si no somos los primeros fanáticos de lo que hacemos, ¿Quiénes lo serán?

La cultura de la empresa no es sólo responsabilidad del departamento de Recursos Humanos.

Toda la compañía necesita colaborar de una manera significativa para que siempre este a flote sus valores o pilares, así conspiran para un mismo objetivo a un solo ritmo. Los nuevos miembros del equipo necesitan ser educados en los valores y pilares de la empresa y se requiere revisiones para asegurar la sostenibilidad y mejoras constantes de la cultura. Siempre debemos buscar la “Mejor Versión” de ella.

Esto no ocurre de la noche a la mañana, no es tan simple como enviar por correo electrónico y decir a un grupo “¡Hola, tenemos cultura, seremos cool!”. Es un proceso largo, retador, si te gusta será divertido, con resultados tan positivos que te van sorprender.

Te invito a conocer como en ViveSmart podemos ayudarte a construir una mejor versión de la cultura de tu empresa o equipo de trabajo, hagamos una sesión estratégica gratis.

Coordinar sesión estratégica gratis.

Sé productivo,

firma-mario

 Mario Vitiello, CEO ViveSmart Inc.

Seguir Twitter , Facebook