La falta de disciplina es el mayor obstáculo para lograr lo que deseamos. Por un momento, reflexiona, si tuvieras disciplina de hacer todo lo que tienes hacer, incluso cuando no tienes el deseo de hacerlo, ¿Qué tanto más lograrías?, ¿Cuánto más éxito tendrías sobre tus metas personales y profesionales?. La disciplina de manera consistente es el hábito más retador de construir, por esa razón los líderes lo recompensan más que cualquier otro hábito.

Te muestro 7 formas para que lleves a tu disciplina a tu mejor versión

 

1 – Haz el compromiso.

 

¿Quiere alcanzar tus metas?, entonces debes hacer el compromiso de ser disciplinado. ¡Sí simple!. Tener disciplina no es algo que vas a obtener, es algo que vas hacer.

Ten disciplina en cada hábito que tengas. Sea disciplinado con tu salud física y nutrición, mantén una mentalidad positiva, controla tus emociones reactivas. Disciplina en la hora de hora de despertarte y en todos los momentos que son claves para tener un día productivo.

 

2 – Mantén el enfoque.

 

Revise tus metas y escribe tus tareas cada mañana antes de comenzar tus actividades, revisa cuales lograste antes de que termine el día. Asegúrate de elegir un momento de tranquilidad y/o lugar donde puede concentrarte y visualizar lo que deseas lograr en el corto y largo plazo. Esto te ayudará a establecer los objetivos más importantes en tu lista de metas para el día siguiente.

Cuando visualices, mírate a ti logrando tus metas e imaginar los sentimientos de éxito que vendrá junto a ese logro, esto para comenzar tu día con una mentalidad productiva y positiva.

Para llevar a cabo este hábito te aconsejo que utilices una de las mejores herramientas de productividad que hemos diseñado, es MI SECRE, un planner que te ayudará a convertir tus sueños en metas y estás en logros. CONOCE A MI SECRE

 

3 – Priorizar tus tareas.

 

Realiza primero las tareas que te representa mayores retos, esto te hará menos estresante el resto del día y te permitirá ser más productivo en las otras actividades menos importantes.

De esta manera aprendes a convertir un desastre en grandeza.

 

4 – Descansa lo suficiente.

 

Una clave importante para el éxito es tener tu mente y cuerpo listos y preparados para cada día. No hay nada mejor para la concentración que descansar lo suficiente.

Crea una rutina para acostarte que te ayude a relajarte y cerrar el día. Sea lo que sea lo que te perturbe, antes de acostarse, haga un acuerdo contigo mismo para dejarlo ir. Lo que está haciendo alerta de pendiente, puede ser manejado al día siguiente como tu prioridad.

Realiza por lo menos 3 agradecimientos que permitieron llevar a cabo tu día y analiza 3 cosas que aprendiste durante el día.

En la parte del “Enfoque Diario de MI SECRE” te ofrece un formato para realizar este hábito, descárgalo gratis y empieza a aplicarlo de inmediato: DESCARGA GRATIS “ENFOQUE DIARIO”

 

5 – Alimentación para ganar energía.

 

Una buena nutrición equivale a un cerebro más inteligente y más energía. Comience el día con un desayuno rico en proteínas y bajo en carbohidratos. Evite comer carbohidratos con almidón o beber alcohol. Coma alimentos que estén limpios y frescos. Coma verduras, carne magra para su proteína, y asegúrese de beber mucha agua durante todo el día.

No a los excesos de azucares, cafeína, nicotina. Esto le ayudará a mantener su energía fluyendo a lo largo del día.

Asegúrate de empacar pequeños bocadillos, como barras de proteína o almendras, así como para mantener niveles óptimos de azúcar en la sangre.

Si tu trabajo se desenvuelve en la mayor parte del tiempo en un escritorio, debes por lo menos cada hora pararte y sacudir tus extremidades, mover tu cabeza para que la sangre fluya por todo tu cuerpo, esto será una especie de boots de energía.

 

6 – No dudes, hazlo.

 

Toma decisiones con antelación según tus metas y plan, entonces cuando sea el momento de hacerlo no postergues la acción de realizar esa actividad, La decisión se toma – así que siga adelante con ella.

Tu mente es a menudo tu mayor aliado o enemigo, cuando se trata de poner manos a la obra en una actividad es posible que pensamientos negativos surjan y gane la pereza de hacer las cosas más tarde, en mi caso la procastinación es uno de los principales malos hábitos con que yo debo luchar para mantener el nivel de productividad que quiero.

 

7 – Recompénsate.

 

Cuando logras las metas que requieren de tu disciplina, el éxito será tu recompensa. Sé feliz y orgulloso de ti mismo. Comparte con tus seres queridos lo que has logrado y celébralo.

Cada vez que seas testigo de su propio éxito, verás a tu hábito de disciplina dando sus frutos. La recompensa será tu principal motivador a permanecer disciplinado.

Vamos sé disciplinado y sé productivo,

Te invito a este curso gratis con las 10 mejores lecciones de liderazgo que aprendimos durante la construcción de equipos de trabajo productivos y felices.

Construye Tu Mejor Versión de Líder